La oportunidad de WordPress

Luqui se mueve a través de su siesta de media mañana que, en las últimas semanas, se ha ido desplazando desde las once hacia el mediodía. Aprovechemos el rato para hornear una empanada de carne y verduras y hacer lo propio con una deliciosa columna. Vamos allá.

Comencemos por lo más importante: el viernes tengo una cita con una mujer que se dedica a hacer páginas web. Tal vez pueda, de alguna manera, trabajar con ella.

Hace unos meses hacía un exposé para mi suegro. Como recordaréis, un exposé es el documento en el que se recogen los detalles de un inmueble para su alquiler o venta. Como parte del material que me envió mi suegro había algunos emails que intercambió con la propietaria con informaciones relevantes. En uno de ellos vi, en la firma de la buena mujer, que se dedicaba a la creación de páginas web. Pensé en contactar con ella para proponerle trabajar juntos.

Los meses pasaron. Mudanza, verano en la que fue mi casa y la de mis padres, Luqui, vaciar casa de mis padres… En fin, fast-forward hasta ayer, donde por fin reúno el valor y me tomo el tiempo de escribirle un email con mucho rollo e historia en el que le explico a la mujer cómo supe de ella y de lo que hace, por qué me encantaría echarle una mano y poco más.

Al rato me llegó una respuesta. Me explicó que mi suegro ya le había hablado de mí y que, de hecho, llevaba un tiempo pensando en encontrar a alguien que le echara una mano con asuntos técnicos. Total, quedamos para el viernes. La mujer vive a cinco minutos, seis según Google Maps, andando de nuestra casa.

Ya veremos si esto sale adelante, que estaría genial, pero de momento suma y sigue en cuanto a superar obstáculos. Si ya tuvo mérito la redacción en alemán de Manuel la semana pasada, la mía, con vistas a trabajar, también la tuvo. Y además, a diferencia de cómo he escrito muchas veces antes, dejé el traductor de Google a un lado y escribí a pelo y como si fuera una columna de ESDLV. ¿Que no me pondré a escribir DSDL (Der Sinn des Lebens)?

Ahora, una de cal y otra de arena, pero lo importante es construir y apreciar.

La semana que viene, el lunes, a las ocho de la mañana nada menos, tengo cita en el oculista. Me hacen una revisión de estas de la edad, que podemos decir que ya voy teniendo mucha experiencia. Abro la agenda, miro la cita y me pregunto dónde tiene lugar el asunto. Reviso los detalles:

“Me dilatarán las pupilas, así que no conducir sino que me lleve alguien”. Pero esto escrito en alemán.

Pero… ¿en qué oculista? Recuerdo que estuve paseando por los resultados de Google Maps. Grossartig, que dicen aquí. Genial, Javier. Pero en plan irónico, you know.

Se me ocurrió la estrategia ganadora: revisar de nuevo los resultados de Google Maps y mirar los números de teléfono. Después ver, en el histórico de mis llamadas telefónicas, qué número es el ganador.

Creo que ya lo tengo. He llamado para confirmar pero no he podido hacerme con nadie. A través de la página web les he enviado una consulta al respecto. Confío en obtener respuesta de aquí a que termine la semana.

Esta mañana me he despertado diez minutos antes según lo previsto. De hecho, estaba ya despierto antes de que sonara el despertador. Me está encantando lo de despertarme todos los días a la misma hora. El lunes, me sorprendió que no se sintió como un lunes. Simplemente se sintió como un día cualquiera.

Y esta mañana me levanté y me puse las calzas. Fui al baño y me equipé. Salí al rellano y me puse las zapatillas. Después abrí la puerta de la calle.

Estaba oscuro y, aunque llovía poco, hacía un viento importante sacudiendo los árboles y el agua en todas direcciones. Miré en la distancia y dije “No”.

Otro logro.

Hace unos años hubiera salido en plan épico bajo la tormenta. Hoy… ¿para qué? Aprendiendo a minimizar el sufrimiento como estoy, ¿para qué me voy a arrojar a las calles en una mañana tan inhóspita?

Esterilla en la cocina, donde estoy más calentito y menos cruje el suelo, y uncrunching yoga session de cincuenta minutos. Después, una breve meditación interrumpida por la familia irrumpiendo en la cocina.

Ayer vi un vídeo de YouTube en el que, una pareja, montaba una sauna tonel en el jardín. Catorce horas. Lo estoy reconsiderando. Me ahorro comprar todo el material por separado y, aunque laborioso, el montaje es relativamente sencillo. El punto más delicado de la sauna-esquina-entre-los-garajes es el techo y evitar que el agua de lluvia pueda caer entre las paredes de la sauna y las paredes de los garajes contiguos, lo que podría crear schimmel. ¿Musgo?

Mañana por la mañana sesión con Manuel. Por la tarde sesión con Gonzalo.

De momento estoy teniendo una buena semana. No tan buena como la pasada pero tampoco tan mala como las últimas, así que lo apunto como que me estoy estabilizando emocionalmente y lo tomo como una gran noticia.

Sigo metiéndome los hombros y las clavículas en su sitio. Madre mía cómo se estiran los músculos: como chicle.

Y antes de terminar, mencionar que le pedí a mi cuñada, que recientemente aprobó el B1 de alemán, sus libros del A2, que es el nivel que está cursando Manuel. Los libros tienen sendas portadas con fotos de las caras de dos chicas guapas y eso siempre me anima, pero estuve repasando el interior para hacerme una idea de cuál es el nivel y de qué cosas se aprenden en el mismo, de manera que me pueda ajustar mejor a lo que necesita Manuel específicamente. Eché de menos las tablas con las declinaciones. ¿Sólo las trae el libro del A1 y ya está? Tal vez me las imprima y las tenga a la vista, que noto que el acusativo plural lo llevo flojo.

La semana que viene le echo una mano a mi cuñada peruana, la de los libros de alemán. Se está sacando el carné de conducir y necesita a alguien que le lleve a las dependencias del ADAC (aquí lo llama “adeacé”) para hacer las prácticas. Test covid, mascarillas y demás precauciones, pero seguramente me lo pase bien. Otra oportunidad para aprender acerca de enseñar. Y una oportunidad para hablar español, que siempre lo agradezco.

Más de mil palabras. Plegando y a comprobar la empanada.

¿Cómo vais por ahí?

3

#aprender#cocinar#conducir#oculista#trabajar#wordpress

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.