La decisión del ordenador

Teniendo en cuenta la desagradable indecisión con respecto del ordenador con la que he estado conviviendo en los últimos días y casi semanas, ayer decidí tomar por fin una decisión y actuar en consecuencia. Eso fue, en sí mismo y de entrada, una gran decisión.

Me tomé un momento para investigar los detalles.

Comencé recuperando en Gmail la factura del ordenador, un Dell XPS 17 que compré en 2011. En la factura pude ver el desglose de los componentes, con lo que vi que el ordenador tiene un procesador i7.

En los últimos días he estado viendo ordenadores nuevos. Cuestan entre 400 y 700 euros para lo que me planteo. Los procesadores van desde el i5 hasta el i7 de Intel. Según me informó José Pedro, van por el i9 pero, a menos que esté considerando poner un cohete en la luna, puedo prescindir ampliamente del mismo.

Algunos de los ordenadores que he estado considerando tienen una tarjeta gráfica integrada en la placa en lugar de una dedicada. El mío tiene una tarjeta gráfica dedicada. Es de la serie GeForce, según tengo entendido de la gama baja de Nvidia, pero por lo menos es una tarjeta gráfica dedicada.

Así, me di cuenta de que, con una pequeña inversión, podía tener un ordenador de unos 500 euros. Decidí comprar un disco duro de estado sólido (SSD) y ampliar la memoria, con un presupuesto máximo de 150 euros.

Decidido esto, marché al Mediamarkt.

Destacar la sensación que experimenté al entrar allí.

Rodeado de cositas y cacharritos tecnológicos por todas partes, me sentí como si estuvieran viniendo los reyes magos.

En los últimos años (unos 20-25), he sido de cada vez sentir menos hasta dejar de sentir prácticamente completamente. Desde hace más de seis años trabajo diaria y afanosamente en revertir este proceso y presto, por tanto, especial atención a lo que siento, pues se ha probado como una fabulosa herramienta de navegación a la hora de empezar a recorrer el camino de poner más de lo que disfruto en mi día a día.

Subí hasta la tercera planta y me sumergí en las cositas de ordenadores con una sensación orgiástica rodeado de portátiles, monitores, discos duros, teclados…

Me hice con un disco duro SSD de 480Gb y pedí, porque no tenían disponible, un módulo de 16Gb de memoria DDR3 a 1.333MHz. Llegará seguramente mañana.

Por apenas 120 euros puedo tener un ordenador nuevo. Ahora quedaba la parte del valor añadido: la de montar las cosas y hacerlas funcionar.

A lo largo del proceso me sentí genial: había tomado una decisión y la estaba llevando a cabo. Fluía con facilidad y disfrute. Estaba encantado.

Llegué a casa e instalé el disco duro. Era la primera vez que hacía algún tipo de ampliación a un portátil y me sorprendió lo sencillo que resultó. Probé a sacar también los módulos de memoria, que salían de una manera absurdamente fácil.

Luego vino el clonado.

La idea era clonar el contenido del disco viejo en el disco nuevo. El proceso me di un error. Repetí la operación y me dio el mismo error. Me encanta lo consecuentes que son los ordenadores. Lo dejé estar y lo llamé un día, que dicen los estadounidenses.

Esta mañana, después de solventar el problema de Anchor y publicar el podcast que ayer había quedado por publicar, me puse manos a la obra.

Opté por hacer una instalación limpia de Windows. Para ello tomé un palito USB y descargué la herramienta que proporciona Microsoft para el asunto. Después de que la herramienta descargara lo necesario, dio un error con muchos números al intentar crear la imagen en el palito USB.

Ahora he dado privilegios de administrador a la herramienta y he formateado el palito en FAT32. La herramienta está descargando lo que necesita de nuevo y estoy cruzando los dedos mientras doy las gracias por poder seguir usando el ordenador y escribir esto mientras tanto.

Me siento como cuando algo no funciona en Linux y tengo que trastear y buscar información y probar diferentes soluciones. Por ese precio, casi que instalo Linux directamente. Como me dé un par de problemas más lo hago.

Y esta es la actualización informática tras la decisión del ordenador. Qué bien se siente por fin tomar una decisión y avanzar y volver a fluir.

¿En qué áreas de nuestras vidas tomar una decisión nos puede permitir volver a fluir y disfrutar?

Responder y decidir y disfrutar del flujo.

EOF

Tercera y última foto de la serie “Puesta de sol en el Starnbergersee

Edición post-programación: He conseguido hacer la instalación limpia de Windows. A falta de multiplicar por cuatro la RAM del ordenador, esto va como un tiro.

3

#decidir#fluir#ordenador#Starnbergersee#técnica

Respuestas

  1. Dani - 1 de octubre de 2020 @ 20:29

    Creo que ha sido la mejor decisión.

    Yo cambié el disco duro del iMac por uno SSD y mas gb de ram… y ordenador nuevo. Eso si, me tienen vetado en las actualizaciones nuevas… el negocio es el negocio que diría steve!

    Muy buena la última pregunta del post!

    • Javier - 2 de octubre de 2020 @ 10:57

      Es una lástima que Mac no permita la actualización del sistema operativo a las últimas novedades. Es una más de esas cosas no me gustan, aunque es verdad que los Mac son una pasada, especialmente en diseño.

      Gracias, Dani 🙂

  2. Ed - 1 de octubre de 2020 @ 21:48

    Cuanto me alegro Javier. Te lo merecías.
    Solo el hecho de instalar de cero Windows ya es una gran mejora, con el tiempo Windows se degrada mucho (has hecho bien en no clonar).

    El disco SSD se mota un monton en los tiempos de arranque.

    La RAM la notaras menos (no se si antes tenías 4GB o 8GB), solo cuando abras muchas cosas.

    En ese disco tan grande, puedes reducir un poco Windows (desde el Administrador de Discos) y darle una oportunida a una partición de Linux de 30GB para que te vaya aun mas rápido 😉

    • Javier - 2 de octubre de 2020 @ 11:01

      Gracias Ed 🙂
      ¿Tanto se degrada Windows?

      Con la RAM tengo mucha curiosidad. Lo bueno de que no la tuvieran disponible es que he tenido la oportunidad de probar la mejora que estas cosas aportan por separado.

      Buf, no me tientes. Es una de las cosas que he contemplado. Pero después de meterle un Ubuntu a este mismo ordenador hace unos meses y que no funcionara el wifi… Estoy muy reacio.

      Teniendo en cuenta que es un portátil con una tarjeta Nvidia, ¿qué distribución le pondrías tú? Igual me animo si sale nublado…

      • Ed - 2 de octubre de 2020 @ 17:41

        Mi experiencia es que a los Windows les viene muy bien un formateo cada 2-3 años.
        Con el tiempo empiezan a acumular actualizaciones de seguridad, parches, ficheros temporales, librerías dll de terceros, puntos de restauración… que degradan mucho su uso, sobre todo en discos no SSD.
        Si cuando compraste el ordenador te iba rápido, recién formateado tiene que ir igual (un PC no es como un coche que con el tiempo se va desgastando).
        El disco duro siempre fue el cuello de botella en los tiempos de arranque del sistema, las aplicaciones, y manejando multimedia. La llegada de los discos SSD ha sido una revolución y la mejor inversión para hacerle “doping” a un ordenador antiguo.

        La ampliación de RAM seguramente no la notes a nivel de velocidad (en tareas ofimáticas). Tener mas RAM es lo mismo que tener mas espacio de disco duro. Si no lo llenas, no lo notas.
        ¿Cuantas RAM tienes ahora? ¿4 o 8GB?.
        Si vas muy justo, lo que ocurre es que al llenarse la RAM empieza a hacer swap al disco duro y todo se degrada (sobre todo si el disco no es SSD).
        6-8GB es sufiente para cualquier persona. Mas no suele usarse. La gente se flipa metiendo 16-32GB en PC que luego no se usa el sistema.
        Mi ordenador tenía 8GB y lo uso 10 horas al día para hacer tareas tareas muy intensivas y no he necesitado mas. Ahora tengo 16GB y ni teniendo varias máquinas virtuales y contenedores corriendo en paralelo consigo llenarlo.

        Si eres de los que abres decenas de pestañas de navegador, un AdBlocker puede ser mejor inversión que la ampliación de RAM 😉

        No tengo experiencia con multimedia y videojuegos, ahí ya si es importante la RAM, el SSD pero sobre todo la velocidad de la CPU y la GPU.

        ¿Te sigue sonando mucho el ventilador? Supongo que ya has limpiado bien el polvo acumulado.
        Recién formateado no debería sonar al principio, ¿suena solo al hacer tareas pesadas o de forma constante cuando lleva mucho tiempo encendido? .
        Quizás no disipa bien temperatura porque la pasta térmica entre la CPU y disipador está seca. Si se caliente, automáticamente va a reducir la velocidad
        Ahora que ya has desvirgado el portátil, es trivial cambiarle la pasta térmica por 3€. Si los ventiladores están viejos, cambiarlo es sencillo. Youtube es tu amigo.

        https://www.youtube.com/watch?v=ZnFdNGUETSI
        https://www.youtube.com/watch?v=YFC_M45Vssk

        Tema Linux:
        Si el ordenador ahora te va bien con Windows, no te compliques la vida con Linux (ya lo intentaste y te dió problemas la Wifi)
        Yo soy un enamorado de Linux y me parece mas sencillo instalar un Linux (20 minutos lo tienes operativo, actualizado y sin reinicios), que Windows (Mínimo 2 horas aplicando actualizaciones, buscando drivers, varios reinicios, antivirus….).
        Antes de instalar Linux yo probaría con un LiveCD (LiveUSB) para chequear si reconoce todo el hardware y funciona la Wifi.

        Para tu portátil con grafica Nvidia, mi recomendación es que uses Ubuntu, que ya bien con los driver privativos de Nvidia (en mi ordenador también tengo una tarjeta Nvidia Geoforce GTX y me va perfecta).
        Mi recomendación es que empieces probando Ubuntu 20.04.1LTS:
        https://ubuntu.com/download/desktop

        Entrando en frikadas, el escritorio de Ubuntu no me convence (es parecido mas a un Mac que un Windows). Demasiado moderno, diferente y poco personalizable. Me gusta la experiencia de un escritorio tradicional similar a Windows.
        A mi me gusta mucho el escritorio Cinnamon (Parecido a Windows, muy ligero y muy personalizable)
        Sobre una Ubuntu instalarlo es tan sencillo como ejecutar este comando:
        sudo apt install cinnamon-desktop-environment

        Tambien puedes probar un Ubuntu20.04 que ya traiga de serie Cinnamon:
        https://ubuntucinnamon.org/

        Yo durante mucho años, a mis familiares con PC’s antiguos y que están acostumbrados a Windows les he instalado Linux Mint (Son los creadores de Cinnamon, un fork de Gnome hecho por gente que no le convencía en entorno Unity de Ubuntu que era demasiado disruptor y alejaba a muchos usuarios).
        https://linuxmint.com/download.php

        Precisamente esta semana estoy estrenado portátil y le he instado Ubuntu. Va como un tiro y 0 problemas con el hardware, solo he tenido que frikear un poco con un problema con el micrófono

        • Javier - 11 de octubre de 2020 @ 12:06

          Gracias por el comentario, Ed.

          Ahora tengo 16Gb de RAM. El sistema apenas llena cuatro abriendo varios programas a la vez. Espero sacarle partido en algún momento del futuro, porque ahora mismo es mucho más que de sobra. El SSD ha tenido un efecto mucho mayor en la soltura con la que se mueve el sistema.

          El ventilador creo que se lo limpié una vez. La pasta térmica no la he cambiado nunca. Antes me cambio el ordenador que le cambio la pasta térmica.

          Y ganitas tengo de ponerle Linux. Igual me animo en esta semana de cuarentena.

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).