La columna tardía

Me siento. A estas alturas llevo ya seis horas de curso de orientación laboral y un podcast grabado, editado y subido. Enfoco la recta final de mi jornada laboral virtual. Vamos allá.

Hoy he tenido la segunda clase de mi curso de orientación laboral. Casi que diría que, para más detalles, al podcast de hoy (de ayer). Este podcast.

Pero voy a mencionar algo especialmente interesante que me he dado cuenta de que me he dejado por el camino.

¿Sabes cuando vas a una entrevista de trabajo y respondes a un montón de preguntas pero no haces ninguna y, cuando te preguntan si tienes alguna pregunta, volteas los ojos y dices “Hmmmm… no”?

Yo sí que lo sé.

Y hoy hemos hablado acerca de las preguntas que podemos hacer a los entrevistadores. Por ejemplo, supón que, en un momento dado, le preguntas al entrevistador:

—¿Y cómo va a desarrollarse esta empresa en el plazo de cinco años?

Joder, eso cambia la dinámica. No es solamente, sí bwana, sí bwana, lo que usted diga bwana. Sino que es… “Hmmmm, me pregunto si este sitio es lo suficientemente bueno para mí. ¿Me puede dar usted un poco de información al respecto?”.

Me ha interesado mucho este punto. Estoy harto de ir a entrevistas de trabajo en las que me siento minúsculo y en las que siento que tengo que pasar por cualesquiera aros que me vayan sacando.

Estoy harto de no hacer las preguntas que me hago a mí mismo “por no molestar”. Del tipo “Me estoy preguntando esto pero me da la sensación de que, si finalmente me atrevo y pregunto esto, esta persona va a pasar un mal rato”.

Joder, pues que lo pase. Estoy harto de ser yo el que pasa el mal rato.

Por ejemplo, recuerdo el curso de ganar dinero con un blog que hice hace unos meses. Joder, las ganas que me entraron de preguntarle a aquella mujer:

—Oiga, ¿y usted cuánto dinero ha ganado con su blog?

Esa vocecilla en mi interior:

—Javier, me da a mí que no mucho, así que mejor que no le preguntes porque la vas a poner en evidencia delante de toda la clase.

Y la otra que dice:

—Joder, pero es que si no ha ganado dinero con su blog, ¿qué coño me va a enseñar?

Y yo entiendo a todas esas vocecillas en mi interior, pero es el momento de que participen todas, no solamente las conciliadoras. También las que ponen en apuros a la gente.

El resultado de mi test de orientación laboral

Os comenté que iba a tomar el test online de orientación laboral y que os compartiría el resultado. Pues bien, aquí está:

Por orden de puntuación, estas son las etiquetas de las barras:

  1. Artístico – creativo
  2. Educador – cuidador
  3. Hacedor – técnico
  4. Investigador
  5. Organizador – administrativo
  6. Líder – vendedor

¿Habéis hecho el test? ¿Qué os ha salido?

Update de LaTeX

Dani se ha puesto con los deberes este fin de semana, una vez más. Bravo Dani, y gracias por el feedback.

Parece que no me expliqué bien, así que me expliqué mal, en la parte en que creábamos unas variables para el encabezado. Estas variables debían ser sustituidas por el nombre de la unidad de estudio, etc… Algo debí de hacer mal porque Dani estuvo peleándose con un extraño error, LaTeX no es muy amigable de “debuggear”, con el que yo mismo pasé un buen rato. El error viene al declarar las variables usando guiones bajos, que por algún motivo se le atragantan al compilador.

Afortunadamente, Dani estuvo lo suficiente hábil como para dar con el problema y corregirlo (bravo una vez más) y consiguió obtener el resultado que estábamos construyendo. Así, esta semana nos pondremos con la importación de imágenes y su maquetado con LaTeX para seguir avanzando en este proyecto. Seguramente mañana me pondré con ello.

Hasta entonces, ¡que estéis muy bien!

Nueva bella vista del Tegernsee
3

#aprender#curso#latex#resultado#test#trabajo

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).