Introducing: Die Elternbriefe (Las cartas a los padres)

La verdad es que quisiera defenderme con eso del escaqueo, que no es que me escaquee, que lo hago, porque sea un vago o porque lo haga a mala fé: sencillamente es que no doy más de mí. Pero hoy tengo poco tiempo para escribir y el que tengo quiero emplearlo bien, así que vamos directamente con el tema que nos ocupa: informarnos acerca de los temas candentes del bebesito con el propósito de ser mejores padres. Vamos allá.

Julia tiene razón: Daniela se lo curra mucho. Yo también, aunque luce menos. Pero lo importante aquí es dar un nuevo estirón junto al bebesito y aprender a hacerlo mejor. Rebuscar y encontrar recursos. Pedirse un poco más. Superarse superando los propios límites.

Es un “win” para mí, un win para Daniela, Julia se alegrará y probablemente también se alegrará José Luis de que me ponga en segundo plano y nos enfoquemos en el bienestar del bebesito, así que es un win-win-win-win. Es la primera vez que logro algo así. Lo podemos llamar un Tetris.

Die Elternbriefe

Sin más prolegómenos, vamos con las cartas a los padres. Eltern: padres, Briefe: cartas. El alemán es fácil y divertido. Y también muy modular. Tal vez por eso la excelencia de su ingeniería.

Se trata de unas informaciones que envía… creo que el ministerio social alemán. Seguramente se escriba con mayúscula, Ministerio. Así que gracias por adelantado al Ministerio social alemán por enviarnos esto. Apreciamos la intención.

Sin más prolegómenos, vamos a empezar con las informaciones para el primer mes. Ya vamos por el segundo, pues Lucas tiene ya ocho semanas, pero seguramente estas informaciones van construyendo unas encima de otras, así que conviene sentar unas bases sólidas empezando por el principio.

La idea es tomar ideas y líneas generales de actuación que nos permitan orientarnos en la experiencia de hacer crecer a un bebesito sano, fuerte y flexible. Para ello tomaremos lo que nos resulte útil y descartaremos lo demás.

Por cierto, todos los créditos van para el citado ministerio alemán. Yo aquí sólo hago un resumen útil, informativo y divertido de leer.

Comencemos por el principio:

Mes 1

¡Felicidades por el nacimiento de su bebé!

En los manuales de los electrodomésticos se empieza por el “¡Felicidades por la compra de su nueva aspiradora!”. Aquí nos felicitan por nuestra nueva adquisición: el bebesito. Sí, ya estoy frivolizando. Vamos a ir desarrollando la compasión por el camino.

De entrada, que sepa usted que un bebé requiere espacio, tiempo y atención, y que estas cosas van a salir de su espacio, de su tiempo y de su atención. Ahora es usted padre y puede empezar a flipar.

Voy traduciendo del alemán al lenguaje de padre desganado aunque voluntarioso.

A partir de aquí comienza un proceso de reequilibrio entre el bebesito, el resto de su familia y usted, y este proceso, como cualquier otro, es un proceso dinámico.

La verdad es que está muy bien escrito y está bien que se cuenten estas cosas.

En estas cartas a los padres damos algunos consejos e informaciones para que usted encuentre su propio camino.

El bebé

Felicidades, tiene usted un ser humano nuevo y pequeñito.

Su bebé pasó nueve meses en el vientre materno. Ahí tenía todo lo necesario. Una vez fuera, usted debe proporcionarle lo que necesita. Su bebé tiene que hacer un gran esfuerzo de adaptación y le ayudan cosas como la cercanía corporal y la atención. La relación entre usted y su bebé surge del contacto.

Su bebé tiene que ser provisto de lo que necesita y lo pedirá activamente. Le dirá muy claramente cuando tenga hambre o algo esté mal. Le corresponde a usted averiguar qué es lo que el bebé necesita en cada momento. Good luck and farewell!

Los sentimientos de los padres

Además de la alegría, usted sentirá miedo, inseguridad, frustración, insuficiencia y, tal vez, se sienta incluso como un extraño frente al bebé. Permanezca tranquilo, siga su intuición y encuentre su camino: usted tiene todo lo necesario para sacar al bebé adelante con éxito.

Como padre, usted debe también participar en esto de ser padre. Desarrollará una mejor relación con el bebé desde el principio y, cuanto más se involucre en el trabajo familiar, más ganará usted como pareja en cuanto a tiempo juntos.

Crear un ritmo conjunto

Incluso cuando estos sentimientos y preocupaciones no surjan en usted, los primeros meses son igualmente agotadores. Su ritmo habitual de vida se va a poner patas arriba, tanto durante el día como por la noche. A corto plazo, olvídese de dormir del tirón.

Cree su propio ritmo. En las primeras semanas el ritmo será muy cambiante a medida que el bebé se va dando cuenta de que no puede tenerlo todo cuando quiere.

Usted va a necesitar durante este tiempo paciencia, tanto con su pareja como con usted mismo. Desgraciadamente, la paciencia no se puede comprar, ni siquiera online; así que empiece a hacer paciencia ahora mismo. Haga grandes cantidades.

Pro-tip: Procure dormir cuando el bebé duerme. Cuanto más despierto y recuperado esté usted, mejor podrá ocuparse de su bebé.


Y hasta aquí en esta primera entrega de hoy. Mañana continuaremos profundizando en el maravilloso mundo de los bebesitos en su primer mes con el inevitable dilema: ¿Dar de mamar o dar el biberón?

0

#bebé#ideas#informaciones#instrucciones#manual

Respuestas

  1. Julia - 11 de marzo de 2021 @ 15:29

    Efectivamente, esto sí es un win**N. Así sí, con compasión y buen humor, que no son excluyentes 😉

    No hace falta que te defiendas, con dar este ejemplo ya sabemos que te lo tomas en serio. Nadie nace aprendido, la madre ha tenido 9 meses para ir acostumbrándose, al padre le viene todo de golpe tras el nacimiento, todos los cambios llevan su ajuste (especialmente mental), uno (piensa que) no da más de sí, es mucho de repente, la falta de sueño agota, etc. Lo entendemos.
    Ahora a por el mes dos, la siguiente crisis o lo que sea y poco a poco darse cuenta de que uno puede y sabe y después del shock inicial lo va a hacer de p madre.

    Enhorabuena a los tres!

  2. Ed - 11 de marzo de 2021 @ 22:13

    El manual alemán del bebesito, interpretado por Javier, parece hasta divertido, me han ganas comprarlo en Amazon 😉
    Javier, lo tuyo es escribir.

  3. Javier - 12 de marzo de 2021 @ 23:45

    ¡Gracias a los dos!

    Ando respondiendo comentarios en grupo. En el Tetris, esto sería una de esas piezas que hacen desaparecer dos líneas X)

  4. McGlor - 16 de marzo de 2021 @ 20:25

    Hola Javier,

    Como padre madurito primerizo en tierras bárbaras, I feel you bro. Hay momentos que uno no se explica como no nos hemos extiguindo ya, con el increíble esfuerzo y paciencia que un recién nacido requiere. En un principio, uno se empeña en quere mantener ciertas rutinas de la vida anterior a la criatura, véase ver un episodio de una serie o cenar juntos. Esto, ni que decir tiene, que salta por los aires y se vuelve, directamente, ciencia ficción. Hay fases jodidas, la verdad. A los dos meses, por ejemplo, el niño hace chimpumflash y se tira un par de semanas full gremlin. Eso a veces coincide con la reincorporación laboral, y cuando uno llega de currar bastante hartito, abre la puerta y se encuentra a la pobre madre al borde del ataque de nervios que te entrega un niño berreante para que te ocupes para que ella se pueda desmayar en la cama un par de horas, pues es chungo. Ni que decir tiene que éste es mi sesgado punto de vista, y que mi mujer merece una estatua y la laureada de San Fernando.

    Uno pasa por las fases de duelo por pérdida (de la vida sencilla anterior) pero al final se llega a la aceptación de la Nueva Realidad ™. Las recompensas, el vínculo y el orgullo y satisfacción de crear a una personita de bien llega pronto.

    • Javier - 17 de marzo de 2021 @ 12:48

      Hola McGlor, muchas gracias por tu comentario. Al principio pensaba que se me había colado spam, pero me he alegrado mucho de leer tus comentarios. ¿En qué tierras bárbaras te ocupas?
      Ahora mismo estamos en la mencionada fase full gremlin, con el niño en pleno chimpumflash. Pasote. Afortunadamente estoy en el paro ahora mismo, pero me puedo imaginar la escena perfectamente, pues he tenido mis propias variaciones.

  5. McGlor - 16 de marzo de 2021 @ 20:32

    Se me ha olvidado, lo primero, agradecerte estos 20 (?) años de compañía, entretenimiento y risas. Decirte que gracias a un texto tuyo empecé a correr y que con el Diario de Nantes me gané unas miradas de extrañeza cuanado me partía el ojete en mi mesa de trabajo.

    • Javier - 17 de marzo de 2021 @ 12:49

      Un placer, McGlor. Y una maravilla leerte por aquí. Da gusto leer tus comentarios, así que gracias por tu contribución.
      Oh, qué grande que empezaras a correr con aquel texto! XD Y muy mal eso de estar leyendo El Diario de Nantes en tu mesa de trabajo!!! 😉

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).