Imprimir desde el móvil

Bueno, a ver si voy cogiendo otra vez el ritmillo de publicar algo cada día, aunque sea una columna pequeña. Vamos con ello.

Íbamos a salir a primera hora de la mañana a Augsburgo para liquidar el asunto de la cocina, o al menos avanzarlo, pero Lucas se acaba de quedar dormido y Daniela dice que mejor dejarle dormir ahora. Siendo que no tenemos prisa, esperaremos un poco más. Así aprovecho para escribir un poco.

Tenemos el coche aparcado en un sitio tan bueno, casi delante de la puerta de casa, que me da hasta pena moverlo. Y encontramos el sitio casi al azar.

Vinimos a última hora de la tarde. A esas horas suelo pensar que ya está todo el mundo en casa y sus coches aparcados, pero siempre hay gente que, por lo que sea, coge el coche y se va. Cuando vi el hueco no me lo podía creer. Pero sí. Qué alegría encontrar un buen sitio para aparcar y a veces, simplemente, encontrar un sitio para aparcar. Esa es una de las cosas que no voy a echar de menos de la gran ciudad.

Y esta mañana quería imprimir un par de las figuraciones que nos han hecho de la nueva cocina. Con las medidas que les enviamos, nos han hecho un modelo en 3D la mar de apañado. Pues bien, he podido imprimir las imágenes directamente desde el teléfono móvil. ¡Qué pasada!

No es la primera vez que lo hago, pues tenemos la impresora ya desde hace meses y he imprimido otras cosas antes desde el móvil, pero me sigue sorprendiendo. Es como magia. Selecciono la imagen, le doy a imprimir y oigo la impresora ponerse en marcha. Decía Arthur C. Clarke que “toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Conozco esta cita porque venía en la portada de mis apuntes de PNL. Y me parecía que estaba muy bien traída.

En fin, decían que esta semana iba a estar lloviendo y, de momento, hoy ha salido el cielo lechoso pero el sol calienta. Están previstos hasta 23 grados hoy. Qué maravilla.

Ayer salí por la tarde a pasear con Lucas. Manga corta, pantalón corto. Qué maravilla. Sentir la brisa sobre la piel de mis brazos. ¡Qué maravilla!

Imprimir desde el móvil, eso está bien. Pero sentir la brisa sobre la piel de mis brazos… Eso sí que es una maravilla.

2

#cocina#imprimir#sentir#tecnología

Respuestas

  1. Dani - 8 de junio de 2021 @ 11:17

    Justo hoy he pensado sobre esta disyuntiva. Mejor la tecnología, mejor la naturaleza. El sentido de la vida.

    ¿Mejor pasarse la tarde jugando a videojuegos o pasar la tarde en el campo?

    • Javier - 9 de junio de 2021 @ 14:59

      Cada vez que nos encontramos con una disyuntiva de este tipo, una posibilidad útil es preguntarse: ¿Cómo serían las dos cosas juntas?

      En cuanto a tu pregunta, también puede ser una tarde jugando a videojuegos y otra en el campo. Siempre se puede crear un compromiso.

      • Dani - 9 de junio de 2021 @ 15:15

        Es justo la conclusión que yo saqué…

        El arte de vivir…

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).