Girando los hombros

Terminamos, por primera vez en tres meses, el curso de orientación laboral media hora antes de lo programado. Voy al cuarto de baño. Daniela está en la terraza con Lucas y habla por teléfono. Este febrero está teniendo días ciertamente benévolos. En cualquier caso, tengo unos veinte minutos para una rapidita. ¡Vamos allá!

La verdad es que echo de menos lo de escribir cada día. Desde que en marzo del año pasado, cuando me dieron la patada en el culo, me pusiera a escribir de nuevo en el blog, he venido disfrutando de escribir. Ahora que, con la nueva dinámica del bebé, apenas encuentro tiempo para encender el ordenador, lo echo de menos.

Gracias por los comentarios. Hago una ronda de respuestas rápidas aquí:

Julia

Aquí se le llama Tragetuch, como sabes. Andaba pensando sólo en Tuch, pues es un Tuch para traguear, y de ahí que lo llamara toalla. A veces sí que me siento como San José pateando pesebres…

¿El relactador? ¿Es como el afilador? ¿Qué tiene que ver con el mamar?

“¡Señora, el relactador!” Tiroriiiiii… Ya me lo estoy imaginando.

Ahora en serio, hay unas cápsulas de una planta con un nombre que todavía estoy aprendiendo a pronunciar. Nueve al día. Se supone que promueven la producción lechera. Pronto podremos proveer a todo el Allgäu (región bávara al pie de los Alpes).

Juanda

Muchas gracias. A ver si va a ser verdad que tengo un talento de esos. Yo. ¡Imagínate! En cualquier caso, 20 años son muchos, así que gracias por tu compañía y por el comentario.

¿En qué trabajas? ¿Qué pasiones tienes?

Dani

La crisis del lactante… Es la primera vez que lo oigo así. En tres años no sé dónde va a estar eso. Ahora mismo está en primera plana. ¡Un abrazo!

Pedro

Seguro que tienes mucho que aportar, pero igualmente gracias por el comentario. Me hace sentir acompañado, y eso ya es mucho.


En fin, después de esta improvisada ronda de respuesta a los comentarios, mencionar que he pasado una nochecita toledana, que decía mi madre. Me acosté a la una tras la ronda de esterilizado de equipamiento y a las cinco y media me he despertado para dar vueltas en la cama. Estoy dando la vuelta a los hombros.

Literalmente. Es como suena. No me lo podía creer, pero, cuanta más información cinestésica recupero, más obvio se me hace. Mis hombros están retorcidos.

Pero no retorcidos desde el hombro, no; desde la columna vertebral.

Muchas veces he dicho que los brazos no terminan en los hombros; terminan en la columna vertebral. Hoy me reafirmo.

Hace unos años tenía para la tablet una app de anatomía que compré por varias decenas de euros. Era genial. Podías ver el ser humano en 3D y rotarlo y quitar capas. Así, por ejemplo, aprendí que en la espalda, en particular en la parte de las vértebras torácicas, hay cinco capas de músculos contando los pequeños musculillos que inervan las vértebras. Una pasada de la ingeniería humana. Con el tiempo, me fundí la placa base de la tablet haciéndole el flasheado de una nueva ROM (tened precaución con estas cosas, que es verdad que se fríen) y perdí la app y ahora mismo recuperarla me requiere más tiempo del que dispongo.

El caso es que me gustaría saber cómo, exactamente, se prolongan los brazos desde los hombros hasta la columna vertebral y, en particular, cómo se anclan. Pero se siente desde luego así. Será de nuevo uno de esos asuntos de cadenas musculares.

Con el Big Crunch, mi columna se dobló sobre sí misma. En realidad mi cuerpo entero. Se plegó como una de esas tiendas de campaña del Decathlon que se montan solas: se hizo un ocho y se dobló sobre sí mismo. Es un horror que, 30 años después, todavía estoy aprendiendo a aceptar.

El tramo cervical de la columna rotó en una dirección, el tramo torácico en dirección contraria y el tramo lumbar en la dirección del tramo cervical. Todos los órganos internos estirados. Los hombros, en particular esa cruz que incluye las clavículas, bueno… no lo quiero ni pensar.

El caso es que llevo ya más de dos años rotando los hombros, y haciéndolo desde la columna vertebral. Es jodido, porque son muchas piezas diferentes, en particular mucho tendón, y está todo muy prietamente empaquetado. Además queda muy cerca de órganos como la garganta, el timo, los pulmones, el corazón… Es ciertamente impresionante. Pero por fin se está moviendo.

Y esta mañana, a las cinco y media, completamente molido y agotado, a dar vueltas en la cama aprovechando que, durante la noche y en ausencia de estímulos externos, es mucho más fácil sentir con más precisión.

Así que… pies juntos, mano derecha en el cuello. Palanca entre el codo derecho, los pies y la cabeza. Inspirar profundamente y empujar. Buf, se mueve. Todo ese montón de vértebras y tendones y músculos y pequeñas articulaciones… Se mueve. Tumbado del otro lado. Vuelta sobre el costado derecho. De nuevo a hacer palanca.

Hora y media así. Hasta que ha sonado la alarma a las siete. A las siete y media, mientras terminaba el desayuno, han aparecido Daniela y Lucas. Estoy sorprendentemente entero para la tralla que llevo.

Mencionar que el hombro que peor lo lleva es el derecho, pues ambos están rotados en sentidos diferentes. El izquierdo va con la curvatura natural del hombro y el derecho va del revés, lo que me hace flipar de dolor, por ponerlo en breve. Ayer pasé un día divino…

Me recuerda la fase en la que, hace unos seis años, me fumaba un canuto y me dejaba caer sobre el sillón de chasis metálico.

Dejaba caer las piernas por un lado y me iba escurriendo dejando caer la parte superior del tronco por el otro. Lo hacía lenta y conscientemente hasta que llevaba una vértebra lumbar en particular a encajar con la esquina metálica del chasis. Aprovechando la anestesia de la marihuana y la respiración, utilizaba esa esquina para hacer girar una vértebra en particular que me estaba matando.

Demencial. Delirante.

Afortunadamente, todo eso queda muy lejos ya. Y espero que, en unos días más, termine de darles por fin la vuelta a los hombros.

Gracias por acompañarme en este delirante viaje.

#big crunch#comentarios#dolor#hombros

Contribuciones:

  1. Julia - 1 de marzo de 2021 @ 14:38

    Lo de los hombros y la rotación es fascinante y me alegra tu progreso. Pero yo sigo con el tema lactancia, que creo que os está teniendo bastante ocupados.

    Como preguntas, te cuento: el relactador es esto: https://www.google.com/search?q=relactador+medela&sxsrf=ALeKk029rFMATpCKzIbn18_uerzllWbm6A:1614601902047&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=2ahUKEwi6vszmjI_vAhX3ZxUIHW4oAekQ_AUoAXoECBgQAw&biw=1440&bih=798

    Una botellita en la que se mete la leche (materna o fórmula) y de la que salen dos cablecitos que se pegan con esparadrapo a la teta. El bebé chupa de la teta+tubito para que salga la leche. Con ello se consigue estimulación de la producción de leche mientras que el bebé también asocia la succión en la teta con la salida de alimento y “aprende” a mamar.

    En pocos días semanas (no aconsejo más de 1 mes porque es bastante torturador) la producción de leche sube con lo cual la madre tiene más leche para sacarse, se puede reducir con ello la fórmula hasta quitarla del todo y cuando el bebé ya consigue un buen agarre se puede retirar el relactador y voilá, bienvenida lactancia materna exclusiva, te olvidas de esterilizar y de llevar polvitos en dosis de 30 ml cuando sales de casa.

    Recomiendo preguntar a la matrona. El relactador lleva trabajo; básicamente entre sacarse la leche, preparar el invento con los esparadrapos y tener paciencia en que el bebé se lo beba (45min-1h porque el tubito es muy fino y cuesta), la madre está todo el día pringada. Pero tú la ayudas y si al final consigue la lactancia materna exclusiva (si es eso lo que quiere, claro) pues la recompensa es buena.

    Si Daniela lee español (o para ti) recomiendo: https://albalactanciamaterna.org/

  2. Julia - 1 de marzo de 2021 @ 22:16

    Había escrito un comentario sobre el relactador y ahora no está.
    Si te interesa te lo cuento otra vez.

    • Javier - 1 de marzo de 2021 @ 22:56

      Dale, porfa. Tengo curiosidad.

      • Julia - 2 de marzo de 2021 @ 07:27

        Dale, lo cuento otra vez. Me había quedado un comentario majo pero se ha perdido en el ciberespacio como lágrimas en la lluvia.

        Antes de nada, ánimo con esos hombros y los giros.

        Si buscas “relactador Medela” en Google images te haces una idea. Es una botellita de la que salen dos tubitos que se pegan con esparadrapo a la teta. Se pone la leche (materna o de fórmula) en la botella y el bebé a la teta. Al succionar le llega la leche del tubo pero a la vez estimula la producción de leche. Además asocia el mamar en la teta con el alimento. Es una forma de intentar quitar el biberón y conseguir una lactancia materna exclusiva.

        Si Daniela quiere probar que hable con la matrona. No aconsejo usarlo más de un par de semanas o un mes porque es muy cansado. Entre sacarse la leche, montar el tenderete con los tubitos y el esparadrapo y que el bebé se lo tome todo por esos tubos tan finos se te va todo el día. Pero si la ayudas y la apoyas para que lo use es posible aumentar la producción de leche, reducir en cada toma la fórmula y si el bebé tiene buen agarre se puede lograr la lactancia materna exclusiva (si es eso lo que Daniela quiere). Y se acabó el esterilizar, llevar biberones a todos los sitios y tener que levantarse a hacerlos por la noche.

        Para más info googlea también “alba lactancia materna” que tienen mucha información útil. Ánimo!

        • Javier - 2 de marzo de 2021 @ 12:09

          Gracias por reescribir el comentario, Julia. Siento que se perdiera.

          Gracias por los ánimos.

          Daniela me había hablado del relactador, al que identifico por tu descripción. No he visto uno en mi vida. Voy a buscar con Google…

          Oh, wow. Me parece un invento la mar de extraño, pero me doy cuenta de las ventajas que puede tener. De momento la verdad es que estoy contento con el punto al que hemos llegado. La mayor parte la mama (el 80%) y el resto se lo bombea Daniela con una bomba manual (menudo invento también). El resto va con leche de fórmula. Yo, ya te digo, estoy contento con haber logrado una cierta estabilidad y me da igual preparar algunos biberones y esterilizar.

          ¡Gracias!

        • Javier - 2 de marzo de 2021 @ 12:11

          Vale, ya sé lo que ha pasado con tu comentario. Lo acabo de ver, que había quedado pendiente de moderación.

          WordPress marca automáticamente por defecto para moderar los mensajes que lleven dos o más enlaces para prevenir el spam. Como hace tiempo que no había ninguno de estos, pues Ed era el más proclive a usar muchos enlaces y hace tiempo que no se manifiesta, no había mirado si había algo pendiente de moderación. Eso y que mi concentración está algo más tocada que de costumbre.

          • Julia - 2 de marzo de 2021 @ 22:47

            Me imaginaba, por eso en el segundo ya no puse links. Me alegro de que hayáis encontrado una opción satisfactoria para los tres,

  3. Juanda - 3 de marzo de 2021 @ 10:05

    De profesión, ingeniero informático.
    Hobbies muchos, pero posiblemente lo que más me gusta es perderme en la naturaleza y observar y clasificar cualquier forma de vida.
    Todos tenemos lo nuestro xD

    • Javier - 3 de marzo de 2021 @ 16:08

      Ostras, la cantidad de personas relacionadas con la tecnología y en particular con los ordenadores que me leéis.
      Observar y clasificar formas de vida. Me fascinan las cosas tan variadas y, en mi percepción, extrañas que nos interesan. Pero claro, de todo tiene que haber. Afortunadamente, todos tenemos lo nuestro.

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.