El disfrute de compartir el frikismo

Viernes por la mañana. Termino la semana en este lado del espacio-tiempo, aunque cuando acabe de escribir esto lo programaré para ser publicado el lunes por la mañana y te lo encontrarás entonces. Se me sigue haciendo un poco raro este desfase, pero todo sea por tener esa columna fresquita, o calentita, recién horneada, a primera hora de la mañana. Vamos con ella.

Ayer pasé un par de horas confeccionando cuidadosamente la entrada de LaTeX para Dani, yendo a través de todo lo que había aprendido creando ese primer documento en LaTeX y preguntándome si así se entendería adecuadamente. ¿Quién lo va a entender adecuadamente? ¿Cómo adecuadamente? ¿Adecuadamente para qué? Estas son preguntas que se irán resolviendo a medida que vaya recibiendo feedback por vuestra parte, al menos por parte de Dani.

Fue una panzada, pero lo pasé bien. Fue algo que no había considerado hasta ahora pero que me sorprendió cuando surgió la oportunidad. Quiero decir que me sorprendió la ilusión que me hizo esa convergencia de: puedo hacer algo útil por Dani, a quien aprecio muchísimo, y puedo tener una buena razón con ello para aprender acerca de algo que quiero aprender y después documentarlo para compartirlo y que alguien más lo aprenda. Me sorprendió lo mucho que lo disfruté. Me sorprendió que ese frikismo mío pudiera tener una utilidad. Pero bueno, si en lugar de frikismo lo llamamos “conocimiento técnico especializado”, pues entonces deja de sonar como algo malo para sonar como algo que puede dar dinero. Eso sería bien genial.

Terminé y repasé lo escrito. Había quedado bastante bien, aunque los bloques de código apenas se distinguían. Hice una pequeña búsqueda en Internet y encontré que alguien había compartido un estilo de CSS para bloques de código. Gracias. Lo copié, lo ajusté y quedó bastante bien, bastante elegante. Ahora sí, listo para compartir.

Y también tengo ganas de descubrir cómo seguirá esto; el feedback que dará Dani, las dudas que le puedan surgir, los requerimientos que pueda plantear, los retos que de ahí surgirán… la investigación, el descubrimiento… En fin, muy emocionante.

Y ya digo: me sorprendió. Me sorprendió que ese conocimiento técnico especializado pudiera tener una utilidad inmediata en este contexto. Y lo pasé muy bien. Ahora me entran ganas de instalar el Windows Subsystem for Linux y empezar a cacharrear. Ay, madre… ¿Dónde acabará todo esto?

Por lo demás, aquí ha amanecido un cielo azul neón la mar de agradable de ver y, para esta noche, se prevé que superaremos ya la barrera de los ceros grados. Esto impone un par de tareas de emergencia nacional:

  • Desmontar los tiestos de plantas con flores de la barandilla del balcón. Dice Daniela que, si los metemos contra la pared y los tapamos con una manta, esas tiernas y bellas plantitas tendrán una oportunidad.
  • Meter mi caja de cervezas. Por debajo de cero, podrían explotar. Eso sería ciertamente una desgracia. Esas botellas también merecen una oportunidad.

Mencionar que me están entrando un poco más las partes del cuerpo de la parte alta del pecho en su sitio. El nudo entre el cuello y el pecho se está enderezando de alguna manera que me cuesta describir y las articulaciones de los hombros están rotando con él. Esto está reduciendo todavía más el dolor y la angustia y, desde el bienestar resultante, están surgiendo lo que sólo puedo definir como súper-poderes. Ayer, cuando terminé de escribir la columna de LaTeX, me levanté de la silla con la necesidad de mover el culo y hacer tareas manuales y, cuando me di cuenta, había vaciado la lavadora y tendido la colada y vaciado el lavaplatos y puesto todo en su sitio. Esto es insólito. Way to go, Javier. Way to go.

Estoy a la espera de que llegue la documentación para acceder al tenderete online para el curso de orientación laboral que supongo que voy a comenzar inminentemente. Al margen de eso, poco más a reseñar.

Gracias por haber leído esto y hasta la próxima.

La última de la serie de fotos otoñales.
Mañana comenzamos con la serie de fotos del Tegernsee en otoño.
2

#compartir#conocimiento#enseñar#friki#sorprender#técnica

Respuestas

  1. Ed - 23 de noviembre de 2020 @ 15:49

    ¿Que hay mas satisfactorio que hacer aquello “que amas”, “que eres bueno” y “que el mundo necesita”?.
    Ahora solo falta “que te paguen por ello” y habrás alcanzado tu Ikigai 😉

  2. Silvia - 23 de noviembre de 2020 @ 18:26

    Me encanta eso de “cielo azul neón”. Qué imagen más bonita. Y además, he de reconocer que lo de “tapar las plantas con una manta” me ha sacado una sonrisa en este tedioso lunes jejeje
    Un saludo!

    • Javier - 23 de noviembre de 2020 @ 19:10

      🙂

      Estamos considerando sacarlas al rellano, que la rutina antes de irnos a la cama cada noche va creciendo 🙂

      Gracias por haber dejado un comentario, Silvia 🙂

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).