El circuito de pruebas de la ADAC

Arriba. Ropa deportiva. Cocina. Uncrunching Yoga Session de 40 minutos. Meditación de 25. Lucas se pone a llorar. Parecía insalvable, pero parece que se ha vuelto a dormir. Que Dios bendiga a Daniela. Prosigamos.

Tal vez me convendría desayunar y prepararme, pues esta mañana traen los materriales para la obra del desván. Podrían llegar a cualquier hora. Podrían incluso no llegar.

De hecho, tendrían que haberlos traído el sábado pasado.

Llevaba media mañana esperando. Me llamó mi suegro:

—Que el conductor no ha venido —me dijo.

Ya, ya lo sé. Me quedé algo confundido.

Luego resulto que no era nuestro conductor en particular, sino los conductores de la empresa. Al parecer trabajan por cuenta propia deciden, según les da esa mañana, si aparecen a hacer su trabajo o no. Le podríamos pedir al dueño de la empresa que, una vez sabe que los conductores no han aparecido, avise a sus clientes para liberarlos de la espera. Pero bueno, a veces estas cosas son mucho pedir.

Me fascina, una y otra vez, lo poco que hace falta para que una empresa funcione. Incluso aquí en Alemania. Supongo que, otra cosa, es cómo funciona la empresa.

Pero es una de esas cosas que me hacen pensar que una empresa mía tendría una oportunidad de prosperar.

Ayer fui, de nuevo, a acompañar a mi cuñada a hacer prácticas al circuito del ADAC. Está cerca de aquí, a unos quince minutos en coche.

Vamos en su coche, un Mercedes SUV cuyo modelo olvidé. Da gusto conducirlo. Es parte de las ventajas de hacer esto. Otra de las ventajas es que, durante un par de horas, me libero de mis obligaciones paternales y me doy un descanso.

Es de noche cuando llegamos allí. Entramos, rellenamos un papel por el covid y nos metemos en el circuito, donde cambiamos el asiento. A partir de allí conduce ella.

Para ella, es formidable que le acompañe. El circuito es muy chulo, con sus señales, con su tráfico, especialmente ayer, no-lunes, y puede practicar manejar el coche por las diferentes carreteras, subir, bajar, detenerse… hay hasta sitios para practicar los aparcamientos. Y el precio también es un gran plus: 20 euros la hora, 31 con seguro a todo riesgo. Comparado con los 120 euros de hora de práctica que hace en la autoescuela, pues es un gran ahorro. Supongo que hace las prácticas con un Bugatti Chirón.

Conduce bastante bien, no tan bien como está llorando Lucas en este momento, pero bastante bien. El coche es automático, lo cual ayuda. En el circuito vemos a gente luchando contra el cambio manual. Se les cala el coche una y otra vez. Arranca, cala. Arranca, cala. Ella, simplemente, pisa el acelerador. Esa es una gran ventaja. Lo que más le cuesta todavía es mantenerse en el centro del carril. Tiene una tendencia a irse hacia la izquierda. Yo le digo que se relaje, que mientras se mantenga en el carril, todo está bien. Y también estoy seguro de que, si invadiera el otro carril y viniera un camión, corregiría su rumbo inmediatamente. Presta mucha atención.

Una hora después, regresamos. Yo vuelvo a conducir de vuelta. El último escollo es meter el enorme coche en el garaje de mis suegros. Hay que plegar los retrovisores y meter el coche hasta que el morro toca la tela que tienen sobre la estantería al fondo. Luego hay que salir, del coche y del garaje.

Con suerte, la semana que viene hacemos tanda doble de lunes y miércoles de nuevo.

Antes de acabar, mencionar que ayer me llegaron los auriculares, un día antes de lo previsto. Muchas gracias. Así los podré usar hoy en la sesión con Manuel.

De momento estoy contento con ellos. Buen acabado, buen sonido, cómodos. Creía que llevaban carga por USB-C pero es mini-USB. Debí de haber mezclado los modelos en mi cabeza después de media docena de horas de ver reviews

2

#aprender#conducir

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.