El brazo de la TV

Me despierto. Me levanto. Sesión de yoga. Meditación. Hoy sí. Ahora me siento a escribir esta columna. Tal vez la pueda terminar del tirón o no, pero doy las gracias por la sesión de yoga y la meditación que ya he podido practicar y que me han salvado la mañana y tal vez el día.

Y es que hoy me he despertado con mucha angustia. He salido de un sueño muy desagradable en el que iba en un autobús con mucha gente celebrando algo y fumándome un puro por el camino, así que me he levantado con la boca como si me hubiera fumado uno de verdad. Mucha angustia.

Se siguen moviendo partes de mí, en particular cerca de la tráquea y la garganta, destorciéndose mi cuerpo a su alrededor. Y eso me produce mucha angustia, como si algo o alguien me presionara la tráquea y la retorciera.

Pensaba, mientras meditaba, que me quejo del retorcimiento de mis hombros, pero mis hombros son la parte menos retorcida de todo esto. De hecho, las articulaciones de los hombros son la parte menos retorcida: todo a su alrededor está mucho más retorcido.

En fin, el yoga ha puesto las cosas un poco más en su sitio y la meditación ha continuado con ello. Si creéis que en la meditación uno se está quieto, como en las fotos de gente meditando o en los vídeos que hayáis podido ver… Bueno, yo me muevo mucho mientras medito.

Depende del día. Hoy, por ejemplo, me he revuelto mucho. Mi cuerpo está retorcido y puedo hacer algo acerca de ello, aunque sea poco. ¿Crees que me estoy quieto? ¡En absoluto! Aprovecho ese estado de consciencia en el que puedo sentirme de manera extraordinaria para probar a moverme de todas las maneras diferentes en que puedo hacerlo y sentir qué es lo que consigue empujar mis diferentes partes hacia su sitio original. Hoy, por ejemplo, he conseguido meter más aire en mis pulmones del que recuerdo haber inspirado alguna vez.

La base de mi cuello está retorcida sobre mi pecho. Eso hace que mis hombros se retuerzan a su vez. Eso hace una enorme presión sobre la parte alta de mi pecho, comprimiendo mi caja torácica y mis pulmones. A medida que mi cuello se endereza, la musculatura se destuerce. Esto libera la tensión en la parte alta de mi caja torácica. Inspiro y empujo el aire hacia allí tanto como puedo. A veces crujen los músculos, las costillas y las clavículas al liberarse. Así que me muevo, y me muevo mucho. Hay que estar muy muy fino para estar sentado, quieto y tranquilo. Yo todavía estoy lejos de eso, y llevo más de diez años meditando. Pero es que vengo de muy lejos, y la mayor parte de mis meditaciones han sido acerca del dolor, ese gran maestro.

En fin, hoy llega el brazo para colgar la tele de la pared del comedor. De ahí el título.

Falso. De hecho, llegó ayer. Lo que llega hoy, ya veremos, es el kit para adaptar la tele al brazo. Lo que sí está programado para hoy es colgar el brazo de la pared, con sus correspondientes agujeros en la pared, sus tacos y sus tornillos. Nuevo proyecto de bricolaje. Estoy lanzado.

La tele, al parecer, tiene algo más de diez años, así que, al parecer, no cumple el estandar VESA de disposición de tornillos en su parte posterior para su sujeción a soportes, tal vez universales, tal vez de pared. He estado investigando mucho, pero hasta ahí no me ha hecho falta llegar.

Compré el brazo y luego descubrí que la tele no cumplía el estándar. Afortunadamente encontré un kit de tornillos que adaptan la parte trasera de la tele al estándar. Me costaron tanto los gastos de envío como los tornillos, pero hay que colgar la maldita tele.

Así que hoy, aprovechando que Manuel canceló la clase por una emergencia, aprovecharé la mañana para colgar el brazo y hacerle un homenaje bricolero. Ya contaré qué tal.

Adrián mencionaba, gracias Adrián, que podría subir el plugin a GitHub. Que si tenía uno.

Tengo uno. Y ayer estuve intentando subir el plugin a GitHub porque lo terminé y limpié un poco el código. Pero han eliminado el acceso por contraseña y tengo que hacerme un token personal y empecé a hacerlo, pero entonces llegaron Daniela y Luqui del paseo y tuve que dejarlo para tirar del aspirador por toda la casa mientras Luqui me perseguía empujando un camión de plástico. Lo primero es lo primero.

Pero sí: tengo Git. Ahí tengo algunas cosas que he programado, la mayor parte ejercicios de cuando aprendí Django.

Y qué pasada el plugin, de entrada ya está terminado. Me gustaría subirlo a GitHub, probarlo un poco más y luego subirlo a este sitio.

Lo que hace es, debajo de cada post, mostrarme una lista de los usuarios registrados que lo han leído. En realidad, que lo han abierto. Si lo han leído o no, eso ya es otro cantar. Pero la aproximación es lo suficientemente buena.

He estado pensando en abrir el plugin a los usuarios registrados. Es decir, que los usuarios registrados puedan ver también la lista y ver qué otros usuarios registrados han pasado por ahí. Pienso que puede estar interesante, y puede ser un incentivo para que os registréis. Voy a probarlo unos días como administrador y tal vez luego, cuando me haya asegurado de que funciona correctamente también aquí, en producción, que se dije en la jerga informática, lo abriría a usuarios registrados.

Y para terminar, comentar que, durante la meditación de hoy, se me ha ocurrido un nuevo proyecto: una implementación de un oráculo usando una integración con GPT-3. Es retador e interesante a partes iguales. Y más tarde se me ha ocurrido que se podría hacer algo similar pero dándole en el prompt las preguntas del metamodelo del lenguaje de la PNL e instrucciones para usarlas. De esta manera, cualquiera podría contarle sus problemas a la IA y ésta le ayudaría a aclararlos.

Termino. ¡La familia está aquí!

1

#bricolaje#consciencia#github#meditación#programación#tv

Contribuciones:

  1. Manuel - 24 de febrero de 2022 @ 20:05

    Espero que no hubiese problemas con los agujeros b esta vez. Por cierto no se si lo comentaste pero acabo de caer en que no se si al final pudiste arreglar el problema de altura con el mueble del baño.

    Estoy justo en camino de finiquitar la emergencia, de hecho estoy viendo si mañana mismo podemos tener enchufado el nuevo cacharro y dejar atrás toda la semana de trastoques.

    Por cierto tengo curiosidad, yo uso feedly para leer el blog, has tenido en cuenta los lectores de feed al crear el plugin?

    • Javier - 25 de febrero de 2022 @ 15:53

      Al final se ha quedado donde está. Daniela ha puesto el espejo que teníamos antes sobre la cómoda en el otro extremo y es el que usa. Lo que queda por terminar son las conexiones eléctricas del armario, pero para eso hay que bajarlo otra vez…

      Biennnn. ¡Bravo!

      El plugin sólo tiene en cuenta lectores registrados que abren la página aquí, en el sitio.

    • Ed - 28 de febrero de 2022 @ 22:48

      Yo también leo por RSS, pero entraré de vez en cuando por la web para fichar

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.