Dar cera, tragar sapo.

Comienza la jornada. Me siento. ¿Cuál es el sapo de hoy? Escribir una carta a la seguridad social alemana. He recibido el certificado de vida laboral que pedí a la seguridad social española y me hoy me toca redactar una misiva en alemán a sus colegas germanos para pedirles que completen mis datos con los datos del documento adjunto. Vamos allá.

Ya que voy a escribir la carta, me quiero divertir. ¿Cómo me voy a divertir? Como buen friki, voy a instalar LyX. Me explico.

LyX es un frontend, la parte de delante, sencillita, para usar LaTeX, que es un sistema de typesetting, que me pregunto cómo se traduce. Mediante LaTeX se pueden obtener resultados profesionales. Con LaTeX, por ejemplo, se escriben papers científicos. Básicamente es un sistema que permite decir dónde va, exactamente, cada punto impreso sobre una hoja de papel. También hace virguerías con fórmulas.

Abstrayendo esto, se usa LyX para hacerlo más sencillo, más accesible. Es una especie de editor de textos, pero en vez de ser WYSIWYG (What You See Is What You Get —lo que ves es lo que consigues—) sigue la filosofía WYGIWYM (What You Get Is What You Mean —lo que ves es lo que querías decir—). Para esto utiliza una serie de plantillas. Por ejemplo, si quiero escribir una carta, cargo la plantilla de cartas.

Esta plantilla viene con una serie de campos predefinidos. Así que empiezas a escribir el remitente y le dices a LyX: “Esto es el remitente”. Luego escribes el destinatario y le dices “Esto es el destinatario”, y así con los diferentes campos. Luego LyX reparte los diferentes campos según la plantilla a lo largo y ancho de la hoja y el resultado es una carta de una belleza exquisita.

Hasta ahí, todo bien.

En el pasado he usado mucho LyX y, por debajo, LaTeX. He escrito algún libro usándolos. El resultado fue fenomenal. Cuando trabajaba en PerryAG como autónomo, hacía mis facturas en LaTeX. Quedaban preciosas. Me daba gusto imprimirlas.

Empecé a instalar LyX ayer en mi Windows 10 con ese gusto en mente. Escribiría la carta, la imprimiría y sería un gusto verla.

LyX necesita de una instalación de LaTeX antes de empezar. Hay dos distribuciones de LaTeX. Probé con una. Un rato después, instalé LyX.

Cuando arrancó, se quejó de que faltaban clases. Ni idea. Hice una prueba de un pequeño texto. Ni siquiera podía hacer una previsualización en PDF.

Lo desinstalé todo.

Probé a instalar la otra distribución de LaTeX. El instalador resultó ser online y se pasó varias horas descargando e instalando paquetes desde la red. Instaló 4.008 paquetes, de uno en uno, durante varias horas. Cuando hubo terminado, volví a instalar LyX. Al ejecutarlo, me dio el mismo error.

Busqué por los foros. Encontré confusos mensajes acerca de los paths de la instalación de las plantillas. Hice algunos intentos. Nada de lo que probé funcionó.

WYMIWYM. Su puta madre.

WYMITRI: What You Mean Is To Remove It (Lo que quieres es borrarlo).

Es una pena, pero que le den mucho por el culo.

Desinstalé LaTeX. Borré la última instalación guarra, con varios gigas de paquetes indocumentados perdidos en la raíz del disco duro principal. Desinstalé LyX. Recé para que hubiera quedado todo más o menos limpio.

Abrí OpenOffice. Escribí la carta. Para divertirme lo hice con la fuente Merryweather. Imprimí la carta. Quedó bastante chula.

Lo importante: serviría a su fin.

Descontando las instalaciones que ya hice ayer, apenas me llevó dos horas completar la tarea en modo diversión friki.

Tengo que hacer algo con el modo friki.

> set friki mode 50%

Al menos ya me tragué el sapo de hoy.

Para desengrasar de tanto bit, una bonita vista de un pequeño rincón muniqués.
2

#desinstalar#frikear#friki#instalar#latex#lyx#windows

Respuestas

  1. Ed - 18 de noviembre de 2020 @ 15:40

    Usar LaTeX para cumplimentar burocracia es friki nivel 120% !!
    Quedan unos documentos preciosos, pero la curva de aprendizaje es alta. Desde la universidad no he vuelto a usarlo. en 2020 me he rendido a los procesadores de texto tradicionales. La gente no nota la diferencia.

    Por curiosidad y tener un momento remember, acabo de probar algunos editores (LaTeXila, TeXstudio, Kile, Texmaker,Gummi) y en Linux la instalación se hace con un clic y funciona a la primera. Si quieres usarlo sin complicaciones en Windows, igual tardas menos lanzarlo desde un LiveUSB o una máquina virtual con Linux.

    Por cierto, Wardog acaba de publicar hoy: https://mundowdg.com/blog/2020/11/17/la-practica-palo-palito/

    • Dani - 18 de noviembre de 2020 @ 21:33

      Ed,

      Tienes alguna idea de por donde puedo empezar a buscar algo de esto para MacOS? Espero no estar cometiendo algún acto inmoral preguntándote esto! Jaja

      Gracias!

    • Javier - 19 de noviembre de 2020 @ 10:15

      Jejeje… Vaya, no sabía que puntuaba tan alto…
      Sí, la curva de aprendizaje es muy alta. Buf, yo creo que la gente sí que nota la diferencia. Otra cosa es que lo aprecie. Yo lo hago.

      El problema parece haber sido de LyX, puesto que ayer volví a pecar e instalé TexStudio y funcionó a la primera. Eso sí, parece mucho más complicado que LyX.
      Estuve tentado de instalar versiones portables, pero con TexStudio funcionó sin pegas. Parece que LyX no reconocé los paths adecuadamente.

      Me interesa el asunto de las máquinas virtules. ¿Instalar una máquina virtual en Windows para correr un Linux no es algo así como pecado? ¿Se ralentiza mucho? ¿Cómo va el WSL2? ¿Qué se puede hacer con él?

      Me he leído la nueva publicación de Wardog. Está chulo 🙂

      • Ed - 19 de noviembre de 2020 @ 19:54

        WSL funciona de maravilla, tienes un Linux completo dentro de tu Windows.
        Viene por defecto con Windows 10, sin tener que frikear nada.
        Pulsas un icono y tienes un Ubuntu nativo desde el que lanzar comandos. Arranca en menos de 1 segundo. Apenas consume recursos de tu PC. Pura magia de la tecnología de virtualización y contenedores.

        Si no te hubiese funcionado la instalación de Latex en Windows, podrías haber instalado la versión de Latex de Linux en WSL2. En WSL puedes correr cualquier programa Linux de forma nativa (no es una emulación).

        Cuando trabajaba en empresas que me obligaban a usar Windows, solía usar Cygwin cuando necesitaba lanzar comandos Unix de forma rápida, sin tener que conectarme a un Linux real o virtualizar; Cuando salió WSL (hace 4 años), lo probé y me maravilló.
        WSL2 no lo he probado (hace años que todos mis ordenadores son Linux) pero creo que es aún mejor, tienes más sistemas operativos disponibles y puedes ejecutar programas gráficos.

        La opción de las máquinas virtuales con VirtualBox (es gratis) te da aún más flexibilidad y está muy bien para los que trabajamos en esto y estamos todo el día cacharreando.
        Ahora mismo tengo 10 máquinas virtuales en mi PC (windows, linux, servidores, seguridad, programación), me bajo máquinas ya instaladas de internet, pruebo cosas y si algo no funciona vuelvo a un snapshot anterior. Así evito enmierdar mi PC.

        El siguiente nivel de frikismo es lanzar las máquinas virtuales con Vagrant (muy usado por programadores para simular entornos y redes). Luego descubres Docker (ahora tengo 30 dockers en mi PC), luego Kubernetes y ya te estalla la cabeza jejejejej
        Vivimos en el futuro

        • Javier - 20 de noviembre de 2020 @ 11:11

          Lo conozco, lo conozco. En el trabajo lo usábamos todos los días para hacer una copia del sistema del cliente en local para trabajar en ella y después para subir los cambios, empleando unos scripts de un sistema de scripting que ahora mismo no consigo evocar. Funcionaba realmente bien. También me hice unos pequeños programitas en python que me servían para limpiar después los sistemas al acabar.
          Las únicas pegas que le encontraba era que era exasperadamente lento para copiar miles de archivos y que no se podían abrir aplicaciones gráficas. Lo primero tengo entendido que ya está resuelto en el WSL2, y también he leído algo de lo segundo. Tengo curiosidad por volver a probarlo, pero me pregunto cómo de sencillo es instalar WSL2.

          De Docker y Kubernetes he leído, pero carezco de experiencia al respecto.

          Si vivimos en el futuro, mejor venimos al presente, que se está mejor 🙂

          • Ed - 20 de noviembre de 2020 @ 14:57

            WSL se activaba en Windows10 con un clic o un comando “wsl.exe –update”
            https://www.omgubuntu.co.uk/2017/07/windows-subsystem-linux-left-beta
            https://www.omgubuntu.co.uk/2020/06/microsoft-wsl-install-command

            WSL es perfecto para los Linuxeros a los que obligan a trabajar con un Windows, para lanzar los comandos a los que estamos acostumbrados, “curl”, “git”, “bash”, “vimdiff”, “python”, “apt install xxxx”, wget.

            WSL solo era en modo texto y lento tratando ficheros, WSL2 ya permite programas gráfico y ha mejorado mucho el rendimiento del acceso a los ficheros, ahora en 20 veces más rápido y te permite instalar de la Store de Microsoft la distribución que quieras (Ubuntu, Debian, Kali,..) (no lo he probado):
            https://docs.microsoft.com/es-es/windows/wsl/install-win10
            https://www.omgubuntu.co.uk/how-to-install-wsl2-on-windows-10

            Las máquinas virtuales (VirtualBox) está muy bien para cuando hay que trastear más a fondo. Si lo mezclas con Vagrant es la bomba. Es muy práctico para cuando tienes decenas de programadores que necesitan tener un entorno con cierto software, y no quieres perder una mañana en cada nueva incorporación. Con un comando se lo configura todo y si algo se rompe, lo destruyen y vuelta a empezar.
            Javier, imaginate que en Regensperry te hubiesen dado un comando mágico que automáticamente te configurare un entorno con Simulink, Matlab, Latex, Arduino, Python… sin tener que guarrear tu ordenador y en un entorno predecible, que funciona independientemente de que tengas un Windows, Mac o Linux 🙂

            Docker es lo mismo pero megaoptimizado. En lugar de levantar máquinas virtuales con su sistema operativo pesado (que puede tardar 1 minuto en arrancar) , levantas “contenedores” muy muy livianos, que arrancan en microsegundos, ejecutan una tarea y mueren (o los dejas corriendo constantemente si es un entorno donde pruebas WordPress+Mysql). Es normal tener decenas de docker corriendo a la vez en un PC. Mucho software complicado de instalar (que dependa de librerías, servicios, bases de datos, compilaciones) se empaqueta en Docker o Docker-Composer para que funcionen en cualquier lado de forma predecible.

            Kubernetes es el orquestador para cuando tienes cientos de dockers desplegados en muchos servidores. Cuando consigues tenerlo todo funcionando es como alcanzar el nirvana informático.

            Tienes razón, cada vez avanzamos mas rápido hacia el futuro, pero no hay que olvidar que solo vivimos en el momento presente (acabo de hacer spoiler todo el libro de “El poder del Ahora” de Eckhart Tolle)

            • Javier - 20 de noviembre de 2020 @ 19:03

              He conseguido instalar el WSL2. Caray, va muchísimo más rápido. Qué gusto volver a tener un terminal Linux delante. Con un poco de paciencia he conseguido incluso lanzar un par de aplicaciones gráficas para probar. ¡Qué pasada! Creía que nunca vería algo así…

              Me he instalado un Ubuntu para complicarme las cosas al mínimo.

              Pues lo que dices de Vagrant, Docker y Kubernetes suena de maravilla. Me encantaría aprenderlo todo, pero espero no tener que hacerlo X)

              Un abrazo y que descanses este fin de semana 🙂

  2. Dani - 18 de noviembre de 2020 @ 21:30

    Me ha gustado mucho esta entrada.

    Me gustan mucho los tipos de letra. No conocía Merryweather, me gusta. Es muy limpia, me gustan estas fuentes.

    Por otra parte, había probado hace años la tecnología que comentas, (quizás lo nombraras en el pasado y por ello lo probé). Me gusta el método, pero tampoco logré echarlo a andar. Quizás lo intente de nuevo. Me gustaría usarlo para crear apuntes con el mismo estilo en todos. Lo intento en procesadores de textos “normales”, pero no me acaba de convencer el resultado, y quizás usando alguna de estas plantillas me resulte más sencillo…

    Ah, me reconozco en este lado friki tamibén. También me pasa que divago mucho en estos detalles y se me acaba yendo el tiempo, a veces, en ello…

    Así que… modo 50% activado!

    Gracias por esta entrada, ha estado chula, a pasar de los problemas que has tenido con las instalaciones y demás…

    • Javier - 19 de noviembre de 2020 @ 09:43

      Me alegro 🙂 La verdad es que he disfrutado escribiéndola.

      A mí también me gustan mucho los tipos de letra. La Merryweather la conocí a través del editor Markdown que uso desde hace tiempo, Typora. Tiene varios esquemas por defecto y uno de ellos es una delicia para escribir a pantalla completa, con un fondo cremoso y ese tipo de letra. Es un gustazo escribir las columnas ahí.

      Pues ayer cedí a la tentación y volví a hacer otro intento y conseguí instalarlo todo, el MikTex y otro editor, el TexStudio. Se me ocurre, y además me hace ilusión, escribir algunos artículos aquí que te puedan servir de guía para crear esos apuntes. Eso sería un win-win, pues yo aprendo más acerca de LaTeX y tú puedes sacar adelante esos apuntes de la manera en que quieres. ¿Qué tal estaría eso?

      Un abrazo, Dani 🙂

      • Dani - 19 de noviembre de 2020 @ 12:18

        Sería fantástico!!!

        Mi intención es tener (de las que hay hechas o crearla yo si no es difícil) una plantilla y solo tener que ir cambiando el contenido.

        Un abrazo y gracias!!

        Ahora mismo, tras la instalación estoy superperdido. A ver si le voy dedicando tiempo…

        • Javier - 19 de noviembre de 2020 @ 13:03

          Fenomenal entonces! 🙂

          Hoy me he puesto una hora y he creado un esqueleto de un documento a partir de una clase “article” con su título, autor, fecha… Una tabla de contenidos, sección, subsección… una fórmula… En fin, las bases de lo que puedes necesitar. He comprendido para qué es cada cosa y cuáles son los fundamentos.

          Tengo previsto escribir mañana un primer artículo con estos conocimientos y saldrá publicado el lunes. Podemos empezar con eso y, a partir de ahí, vamos haciendo ajustes en función de tu feedback. Ya sabes: dispara, apunta, dispara.

          La idea es que, al final del proceso, tengas tu plantilla y vayas cambiando el contenido, como dices.

          Qué bien, estoy muy ilusionado! 😀

          • Dani - 19 de noviembre de 2020 @ 20:00

            Gracias!!!!!!!!!! 😀 😀 😀

          • Dani - 19 de noviembre de 2020 @ 20:02

            Me voy instalando TexStudio, que ha puesto Ed que está para Mac también, y así voy adelantando…

            • Javier - 20 de noviembre de 2020 @ 11:13

              Ok. Lo he escrito también pensando en que tienes instalado el TeXshop. Parece mucho más sencillo que TeXstudio. Al final sólo necesitas una ventana donde escribir el texto, el botón de compilar y la segunda ventana para ver el resultado.

              • Dani - 20 de noviembre de 2020 @ 12:20

                Pues mejor Javier, porque TeXstudio no me funciona porque no puedo actualizar el mac a la versión que necesita… Así que voy a usar TeXshop… Voy a leer la entrada de hoy para ver si me aclaro un poco!

      • Dani - 19 de noviembre de 2020 @ 20:05

        Yo tengo una extensión en safari (vaya, cuando hablasteis de extensiones, no recordaba que yo si tengo una, esta) que permite ver el tipo de fuente de la web que estás viendo. Se llama Font Ninja y va mu bien. Me sale que usas en el blog la Domine y la Muli 🙂

        • Javier - 20 de noviembre de 2020 @ 11:14

          Sí, esas dos son. Para ver las fuentes recurro a la herramienta de desarrollador del navegador. Curioso que te gusten tanto las fuentes como para tener una extensión instalada, que además es la única que tienes 🙂

Deja una respuesta

Tu direción de email permanecerá oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).