Cartas a los padres: quinto mes

Me encanta esta nueva moda en la que desayunamos y luego Lucas y Daniela se retiran a dormir un poco más. Así me quedo yo con un rato en el que hacer lo que quiera. Hoy vamos a encontrar un compromiso.

Ayer llegó una nueva entrega de las Cartas a los padres vía correo. Es una lástima que, ya que el ministerio se toma la molestia de ofrecernos esta información tan útil, no me lo lea y lo use para ser un mejor padre. Como hoy es sábado y no tendría que estar escribiendo, voy a meterme con las Cartas a los padres del quinto mes en el cual lleva Lucas ya una semana justa. Eso sí, algo hay que cambiar para hacerlo más divertido y más entretenido. Ahora, ¿el qué?

La portada del quinto mes nos trae los siguientes temas:

  • Desarrollo corporal
  • La primera papilla
  • ¿Papilla industrial o casera?
  • El primer diente

Como vemos de entrada, el quinto mes va de crecer y comer. El Luqui ha pegado ya el enésimo estirón y está tremendo. Pronto no cabrá en el cochecito tumbado.

Al abrir las Cartas a los padres en esta nueva edición recuerdo por qué esto es tan aburrido: seis paǵinas en A5, básicamente llenas de texto en alemán. Aburrido. Demasiada información. Demasiado en alemán. En fin, ¿qué puedo hacer?

Vamos a ir rápido con esto, puesto que la “operación resopón” ha fracasado y Daniela y Luqui están de nuevo en acción.

Veo que hay algunos párrafos destacados en negrita. Iremos a por ellos y, si algo queda borroso, lo aclararemos con una lectura periférica. Con un poco de suerte nos quedaremos con una idea adecuada.

Para empezar, mencionar que los bebesitos necesitan un equilibrio entre cercanía y distancia, como los adultos, y estos últimos deben respetar esta necesidad.

Importante destacar que si el bebé rechaza claramente un encuentro cercano con una persona extraña, esto no debe resultarle embarazoso sino natural. El bebesito todavía no puede decir “No”, así que, mientras lo aprende, usted debe ser su embajador. También los bebesitos merecen respeto.

Desarrollo corporal

Los sonidos que produce el bebé durante los primeros cinco meses de vida carecen de una influencia de su entorno. Bebés de todas las partes del mundo comparten esta serie de sonidos.

Durante los primeros seis meses de vida, estos sonidos son las palabras y las frases del bebé y carecen de contenido. Son, simplemente, una expresión de sus sentimientos. Incluso así, es importante hablar y cantar al bebé. Su voz le puede consolar mucho más que cualquier otra cosa.

No sé por qué llaman a este capítulo “desarrollo corporal”.

La primera papilla

El bebé crece de una manera trepidante y necesita cada vez más energía. Aunque la leche materna le proporciona lo que necesita, para esta fase se han desarrollado ya enormemente la motricidad de la boca, el sistema digestivo y los riñones, de manera que el bebé está preparado para tomar y digerir otras formas de alimento.

De cualquier modo, y debido al creciente aumento de los requerimientos energéticos, se recomienda comenzar a complementar la leche materna con papilla entre el quinto y el séptimo mes.

Nosotros ya hemos empezado. El resultado: calabacín no, zanahoria sí.

Mencionar que los bebés, hasta el séptimo mes, no necesitan beber agua, salvo en casos excepcionales de fiebre o diarrea.

Empezar a dar al bebé la papilla es un proceso. Bueno… que no empiece con ello en las cercanías del sofá nuevo. Y tómese también el tiempo necesario para ello.

¿Papilla industrial o casera?

Tenemos aquí el enésimo dilema de bebesitos. Ya me veo venir la respuesta.

Grosso modo, nos dicen que la primera es práctica y cara. La segunda es más barata aunque hay que prepararla, lo cual, dicen, no es para tanto. Yo me alegro de que, hasta ahora, lo haya hecho Daniela. En fin, que cada mochuelo aguante su olivo y Dios en la de todos.

El primer diente

Sorprendente la afirmación en negrita:

“Echar los dientes no es una enfermedad sino un nuevo paso en el desarrollo de su bebé”

Voy a tener que leer un poco por la periferia, a ver de dónde viene esto.

Entre los cinco y los diez meses salen los primeros, en total, 20 dientes de leche. La que nos espera. Suelen salir primero los de abajo y hay una horquilla “normal” de tres meses arriba, tres meses abajo. Para el mes número treinta ya están todos los dientes de leche disponibles.

Vale: que salgan los dientes no suele conllevar fiebre, diarrea o dolor. Sólo a veces puede subir un poco la temperatura. De la bilirrubina no mencionan nada.

Dele algo seguro a morder al bebé. Esto le ayudará en el proceso. Algo que también ayuda es masajear la mandíbula del bebé con movimientos firmes y circulares. Esto le calma y le hace bien.

Wrapping up

Y con esto concluimos estas cartas a los padres exprés del quinto mes. Resumiendo: papilla y que vienen los dientes, que son un montón.

No ha dejado de ser un rollo, pero mira: ya hemos cumplido. No todo va a ser un gusto de hacer.

1

#aprender#bebé#dientes#papilla

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.