¡Aceptado en Preply!

Estaba haciendo la sesión con Manuel, gozando con el nuevo capítulo del nuevo libro, “Abenteuer im Schnee”, “Aventura en la nieve”, cuando, de pronto, perdimos la conexión. Monta un punto de acceso desde el móvil, conecta, recupera la videoconferencia, lidia con el lag. ¿Qué ha pasado? Cuando vi a los operarios haciendo una zanja en el jardín, me quedó la cosa más clara: es el momento en el que nos conectan la casa con fibra de vidrio.

Pero vamos de entrada con la gran noticia: ¡me han aceptado en Preply! El vídeo surtió el efecto deseado y ha pasado por fin los filtros, así que un gran éxito que también os pertenece. Gracias de nuevo por el feedback, que me ha permitido mejorar el vídeo anterior hasta el punto de ser aceptado en la plataforma. Recibí un email en el que me informaban de este extremo, pero todavía tengo que ver un vídeo de introducción para que mi perfil sea publicado. Cuando esté disponible lo pondré aquí por si conocéis a alguien que quiera aprender español. Así que muy contento por ahí.

Fue difícil, la verdad, aceptar vuestras críticas. Estas cosas suelen doler. Y además suponía tener que volver a grabar el vídeo y hacerlo mejor. Tomar vuestras críticas y usarlas para enriquecer el vídeo, escribir un guión (¡al diablo con la RAE!) y seguirlo, editar algo el vídeo y subirlo a YouTube. En fin, era mucho más trabajo, pero, como suele ser habitual, el trabajo da sus frutos.

El vídeo quedó mucho más chulo, con más calidad de imagen y casi que de audio. En seguida encontré un hilo con el que me sentí cómodo y pronto estaba grabando el discurso del tirón. No fue repetir todo el esfuerzo de nuevo, sino que, como descubrí rápidamente, me estaba apoyando sobre la experiencia previa. Así que muy guay y muy contento de leer vuestras críticas después de la iteración. Un gran aprendizaje.

Más allá de eso, parece que se va asentando el buen tiempo por aquí, lo cual es una maravilla.

Por otra parte, hoy es el último día de trabajo en el desván. De hecho, el desván ya está terminado, a falta de que mi vecino de arriba, electricista, haga los enchufes. Hoy están terminando de poner un suelo laminado en el rellano.

Ha quedado todo de maravilla. En el rellano del primer piso han hecho un pequeño baño con un retrete y un pequeño lavabo y el desván es una pasada. Han dividido el espacio en dos habitaciones, 30% y 70% del mismo, y han salido dos estancias luminosas y muy agradables en las que estar, con el techo abuhardillado. Así que pronto podré empezar a montarme la oficina allí arriba. ¡Qué ganas de tener un espacio para mí! Otro día describiré con más detalle ese espacio abuhardillado del que pronto podré disponer. El siguiente hito en este sentido es que Luqui empiece la guardería a media jornada, pero eso no sucederá hasta octubre-noviembre, así que todavía queda.

Brum-brums, guau-guaus, Cocococs, Tiny House. Las rondas matutinas con el Luqui son una pasada con el buen tiempo.

Por cierto. Esta mañana, desayuno interrumpido por el descubrimiento, al cambiarle el pañal matutino, de una pequeña garrapata en su brazo derecho. Expedición al médico para su extracción. El lado positivo es que he aprovechado la espera en el coche para grabar un episodio monográfico del podcast, de casi media hora, acerca del Yoga. Lo escribo con mayúsculas por puro amor.

Y lo voy a dejar aquí porque tengo que preparar la mesa en la terraza, que hoy tenemos comida-celebración de la finalización de las obras del desván, que han durado… ¿un mes?

Hasta la próxima entrada, que estéis muy bien y prosperéis.

5

#bebés#hito#obras#yoga

Contribuciones:

  1. Adrian - 14 de abril de 2022 @ 15:43

    ¡Enhorabuena!

  2. marrabal - 16 de abril de 2022 @ 17:35

    ¡Enhorabuena! Tus alumnos somos/serán muy afortunados 🙂

Deja una respuesta

Tu direción de email estará oculta.
Los campos requeridos tienen un asterisco (*).

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.